La brecha entre ricos y pobres se dispara en todo el mundo

RICOS CADA VEZ MÁS RICOS / «Oxfam ha calculado que, en el 2014, las 85 personas más ricas del planeta poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad», explica. Y además, esa élite vio como aumentaba su patrimonio entre marzo del 2013 y marzo del 2014 en 688 millones de dólares diarios (541 millones de euros) y, en términos relativos, el 14%. Y no es solo un tema de países ricos. También en los pobres o emergentes los ricos ven crecer sus fortunas mucho más que los pobres sus ingresos. Un hombre pide limosna a la puerta de un supermercado de Barcelona.

Por ejemplo, en el África subsahariana hay en la actualidad 16 milmillonarios que conviven con 358 millones de personas en situación de pobreza extrema.

El informe destaca que la desigualdad no es un mal necesario para el progreso, como se sostiene desde algunos  ámbitos, sino una traba. «En los países donde la desigualdad económica es extrema, el crecimiento no es tan duradero y el crecimiento futuro se ve debilitado», afirma. Y además se extiende a todos los ámbitos y perjudica a un colectivo más que a otro. Por ejemplo, a las mujeres. «Existe un estrecho vínculo -dice el estudio- «entre la desigualdad de género y la desigualdad económica».

También se destruye la cohesión social y la igualdad deoportunidades. «En países donde la desigualdad es extrema, lo cierto es que la mayoría de los ricos serán sustituidos por sus hijos en la jerarquía económica, al igual que los hijos de los pobres ocuparán el lugar de sus padres, independientemente de sus capacidades o de lo mucho que trabajen».

ÉLITE DE EJECUTIVOS / Como denuncia el economista de moda Thomas Piketty, autor de El capital en el siglo XXI (Fondo de Cultura Económica, 2014); en las sociedades, además de los ricos y sus herederos, ha crecido una élite de ejecutivos con elevadas remuneraciones. Y ese es un factor que ha incidido en la brecha entre los que más ganan y los que menos y en la pérdida generalizada de peso de las rentas del trabajo a favor de las del capital  y los salarios estratosféricos. En el Reino Unido, los directivos de las 100 principales empresas ganaron 131 veces más que un empleado medio y, sin embargo, «solo 15 de estas compañías se han comprometido a pagar a sus empleados un salario digno», recuerda el estudio.

Además, según Oxfam Intermón, los sistemas tributarios no se han usado como herramienta de redistribución, sino que suelen ser regresivos en los países en desarrollo y rebajan, cuando no eliminan, el pago de impuestos a las grandes multinacionales y a los ciudadanos más ricos en los países avanzados, como se ha visto en casos como los de Google, Amazon o Apple. Para la oenegé, «el fundamentalismo de mercado» y «el secuestro democrático por parte de las élites» son los dos grandes males que los gobiernos deben combatir para acabar con la desigualdad extrema.

Publicado el 21 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: